A pesar de que el cáncer de pulmón no es el más prevalente de los tumores sí se puede afirmar que se encuentra entre los más mortales. Tanto es así que los últimos datos sanitarios revelan que el 20% de las defunciones del conjunto de todos los cánceres son por esta causa, de la que alrededor de 20.000 personas son diagnosticadas cada año (el 12% de todos los cánceres).

Esta alta mortalidad se produce porque el grado de curación del cáncer de pulmón es todavía bastante bajo puesto que sólo alrededor de un tercio de los casos son operables. El 70% restante de pacientes no tiene la opción de pasar por quirófano porque el cáncer ya ha avanzado demasiado, hay metástasis y el grado de curación es muy bajo o prácticamente inexistente.

La detección precoz del cáncer de pulmón es muy difícil y, por eso, en la mayoría de las ocasiones, cuando el paciente recibe el diagnóstico, la enfermedad ha alcanzado un estadio de desarrollo muy avanzado y las posibilidades de curación caen en picado.

Sin embargo, lo que si se puede hacer es adoptar hábitos de vida saludables como, por ejemplo, abandonar el tabaco. Se ha confirmado que su consumo es el factor de riesgo más importante, de forma que el 10-15% de los fumadores habituales desarrolla cáncer de pulmón y se ha calculado que las personas fumadoras tienen 20 veces más probabilidades de sufrir este tumor.

En los últimos años, el hábito tabáquico se ha extendido más entre las mujeres y, por ello, este tipo de tumor avanza a mayor velocidad entre el sexo femenino.

De todos modos, y a pesar de esta relación tan clara entre tabaco y cáncer de pulmón no se deben olvidar aquellos casos, que de hecho existen, en los que el paciente nunca ha fumado: 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 10 hombres diagnosticados.

Sea cual sea el origen del cáncer de pulmón recibir malas noticias nunca es agradable ni fácil de asumir. Cuando a una persona, sea cual sea su edad y estado de salud previo, le informan de que ella o un familiar cercano padecen esta enfermedad la primera reacción es inevitablemente la de dejarse vencer por el abatimiento y la desesperanza.

Desde AEACaP, la Asociación de Afectados de Cáncer de Pulmón, queremos lanzar un mensaje de esperanza, ofrecer palabras de apoyo y ser el refugio para todos aquellos que han sufrido este golpe.

Hace cinco años, gracias a la voluntad de Dulce, una afectada que, desgraciadamente ya no está entre nosotros, comenzamos nuestra andadura y tomó forma el proyecto que ahora te presentamos.

La Asociación de Afectados de Cáncer de Pulmón ha ido creciendo poco a poco y cada vez estamos presentes en más lugares y ciudades a través de nuestros asociados, sin los que esta iniciativa no sería posible.

Nuestro objetivo fundamental es que los pacientes conozcan sus derechos, los avances médicos y los tratamientos disponibles en cada momento y que, en el plano emocional, nuestro aliento y comprensión os acompañen en estos duros momentos.

Recordad que no estáis solos: tenemos muchos proyectos y actividades que realizar y esperamos que te unas a nosotros. Nuestra mano está tendida para que la toméis y podamos recorrer este camino juntos.

Con Apoyo y Confianza, nuestro eslogan, vamos a conseguir que ningún enfermo de cáncer de pulmón se sienta sólo, desamparado o sin rumbo. Intentaremos ser tu brújula si así lo quieres.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Horario de Atención Telefónica: Lunes a Viernes de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 608 717 552