inmunoterapia-contra-el-cancer

La inmunoterapia comienza a ganarle terreno a las terapias tradicionales en la lucha contra el cáncer. Aunque lleva décadas utilizándose contra el melanoma metastásico con buenos resultados, su aplicación en otro tipo de células tumorales era hasta hace poco prácticamente inexistente. Ahora, gracias a los estudios presentados en el Congreso de la Sociedad Americana de Oncología Médica (ASCO, en ingles), se ha demostrado que también puede ser beneficiosa para los pacientes con cáncer de vejiga, cérvix o pulmón.

Según el oncólogo Javier de Castro, del Hospital Universitario La Paz-IdiPAZ, el principal problema es que las células tumorales pueden “disfrazarse” de célula “sana”, logrando así pasar inadvertidas por el sistema inmunológico. No obstante, pese a que se trata de un gran descubrimiento en materia de inmunoterapia, los fármacos destinados a eliminar dicho “disfraz” todavía se encuentran en las primeras fases de experimentación.

El grueso de los avances se centran en medicamentos destinados a evitar que las células tumorales puedan bloquear y defenderse del ataque de los linfocitos. Uno de los casos de mayor éxito es el ipilimumab, un nuevo fármaco inmunológico que ha logrado reducir el riesgo de recurrencia en pacientes con melanoma metastásico en fase III hasta un 25%. El estudio, realizando por el Instituto Oncológico Gustave Roussy de Villejuif (Francia), muestra que los pacientes medicados con ipilimumab tuvieron una tasa de supervivencia libre de progresión de un 46,5% frente al 34,8% de los que recibieron placebo.

Además del melanoma metastásico, la inmunoterapia puede ser beneficiosa para los pacientes con cáncer de vejiga, cérvix o pulmón

En esta misma línea se encuentra la nueva inmunoterapia experimental contra el cáncer de vejiga metastático. Un tipo de cáncer en el que no existían avances importantes desde hace más de 30 años. Los resultados, aunque todavía preliminares, son prometedores: el 43% de los pacientes con cáncer de vejiga metastático -en los que ya se había probado otro tipo de tratamiento- redujeron de forma considerable el tamaño del tumor. El estudio se centra en un anticuerpo llamado MPDL3280A que actúa inhibiendo la proteína PD-L1, responsable de que el sistema inmunitario no pueda actuar contra ella.

Aunque la proteína PD-L1 únicamente se ha detectado en el 30% de los tumores de vejiga metastáticos, esta nueva terapia también está dando buenos resultados en el 11% de los pacientes en los que no se ha podido identificar dicha proteína.

En el caso del cáncer de cérvix, los estudios todavía se encuentra en su fase inicial (tan solo se ha probado en nueve pacientes). Aún así los resultados son esperanzadores: el tumor remitió completamente en dos de las nueve mujeres tratadas a pesar de que ya presentaban metástasis extendida.

Por su parte, el español Antoni Ribas, desde la Universidad de California, ha logrado identificar biomarcadores capaces de predecir la respuesta a los distintos tratamientos. De esta forma se podrá determinar de antemano quién puede beneficiarse en mayor medida de este tipo de terapias.

  1. 25 octubre, 2016

    Muy importante y esperanzador que se llegue al entendimiento mas preciso de como funciona nuestro sistema defensivo en sus diferentes etapas y de que se valen las celulas tumorales para evadir los linfocitos y sus mediadores. La inmunoterapia permitira un tratamiento mas especifico seguro ycon menos efectos adversos sobre el organismo lo que`permitira tratamientos `prolongados de ser este el caso. En un futuro cercano sera`un tratamiento mucho menos costoso que`lo esahora. Bien por nuestros cientificos! La humanidad les debe mucho. Habra mucho progreso en esta area.del conocimiento. MUCHAS GRACIAS A ESTE GRUPO HUMANO DE AVANZADA.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Horario de Atención Telefónica: Lunes a Viernes de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00  608 717 552